Festejo en Putla Día de Muertos

FESTEJO EN PUTLA VILLA DE GUERRERO DEL DÍA DE MUERTOS.

“El pueblo Mexicano tiene dos obsesiones: el gusto por la muerte y el amor por las flores, antes de que nosotros “Habláramos Castilla” hubo un día, un mes consagrado a la muerte; había una extraña guerra que llamaron Florida y en sangre los altares chorreaban buena suerte”.

Carlos Pellicer

México; país que juega con la muerte, que asombró al conquistador y al mundo entero con su concepto sobre “Mixtli” la muerte; concepción del hombre prehispánico, hombre creador del lenguaje de las flores que dedicó la flor dorada del Zempoalxóchitl a los muertos y las resinas del copal como perfume etéreo para recibir a los espíritus de sus antepasados, que descansan en el “Mitlán” o ciudad de los muertos.

La visita de nuestros muertos es esperada con alimentos que a ellos gustaban y que consistían en: tamales, atole, miel en penca, calabaza en dulce, tejocotes, totopos, tortillas, pulque y agua.

Las luces, símbolo de vida, estaban presentes en los hachones de ocote, que alumbraban y humeaba el jacal el “Día de muertos”.

La cultura prehispánica Mixteca, está presente en este día y se manifiesta en sus tradiciones y costumbres, para representar la fuerza que sostiene una cultura autóctona original, que ha sobrevivido a pesar del tiempo y del espacio, que ha impuesto la cultura del transplante que destruyó la grandeza de un pueblo magnifico y sublime.

“La ofrenda Putleca de Muertos”, está presente donde los espíritus de “Once Tigre Y Flor de Jade” señores dueños de estas tierras, que sonríen en el señorío Tacuate, que con arcos de Zempoalxóchitl: reciben con respeto a sus muertos en los altares, donde todavía se percibe el etéreo copal, que perfuma el espacio para que cause agrado y se sientan contentos nuestros difuntos para saborear el mole, pan de yema, las frutas de conserva y los tamales que siguen siendo el platillo de fiestas, de nuestra región. Y que con el aporte de la religión hoy se acompaña esta celebración con rosarios, responsos, y toques de campana.

Putla Villa de Guerrero, celebra con profundo respeto el “Día de Muertos” asignado el día treinta y uno a los “Chiquitos” que entre cohetes, repiques de campanas e incienso se les da la bienvenida en el altar, para despedirlos el día primero a las doce horas y recibir de igual manera a los “Grandes” y que su presencia la marca el continuo tintinear del doble de las campanas , que duran día y noche, y que hace brotar la costumbre del pregón “Limosna pa´l campanero”. Una costumbre que no se ha perdido, se vive esta noche cuando niños, jóvenes y adultos se reúnen  en grupo, visitan los altares y tocando el doble para anunciar la llegada y despedida de los fieles difuntos, mientras que en el día las familias acostumbran adornar una canasta con flores de Zempoalxóchitl y poner lo mejor de su ofrenda para enviarla a sus amistades, donde no falta el mole, empanadas, el pan de muerto, los tamales, conservas y frutas que de igual manera regresan de la casa a donde fue enviada la ofrenda, es una alegría ver como se cruzan las canastas de ofrendas en la población después del medio día a los domicilios de las amistades.

Así los fieles, asisten al final de esta fiesta tradicional, al panteón, el día dos de noviembre “Día de los fieles difuntos”; convirtiéndolo en un verdadero jardín, donde no falta la flor de Zempoalxóchitl, y alrededor de los sepulcros de sus antepasados comen las viandas preparadas para la ofrenda, en tanto que los jóvenes (hombres y mujeres) juegan con las nueces en los hoyitos y tiran las pollas de nueces que bajo reglas que ellos establecen ganan el juego, una agradable situación es que al visitar las tumbas de sus deudos estratégicamente se encuentran distribuidas hojas de papel que contienen rimas burlescas o jocosas que ridiculizan o hablan de sucesos en los que se han visto mezclados durante el año; así son las tradicionales calaveras de las cuales les recuerdo las siguientes de tiempos pasados:

Dis que Edith Domínguez Baños,

le dijo a la calavera

-Me llevas donde hay tacaños

si no me quedo soltera.

“El Chemisse” Abel Martínez

que se cree galán de cine

no gana ni para clenex

y como es un fanfarrón

se lo llevan al panteón.

Espérame en Huajuapan corazón

le dijo el Lic. A una chica

y la muerte que todo pica

a los dos se lo llevan al panteón.

Las hermanitas Castro

ya marchan para el panteón

se murieron esperando

esposos con profesión.

La muerte le sorprendió

al administrador Joel,

cuando timbres le pidió

despacho chicles y miel.

Así es como los putlecos festejamos a los muertos que en lengua popular llamamos “Todo Santos”.

A propósito de los festejos de muertos recuerdo una anécdota:

El señor Miguel Jiménez Biuche” de oficio Secretario Municipal también, era carpintero y cuando los indígenas empezaron a enterrarse en ataúdes, porque antes lo hacían enrrollados en un petate, los deudos del muerto le encargaban hacer las cajas , pero como sabían que escribía a máquina le pedían que le escribiera cartas a Dios y las secretarias, compañeras de él se enteraban que había escrito cartas muy largas, porque llegaba tarde a la oficina, y antes de que le preguntaran, les contestaba que había redactado varias cuartillas para que Dios perdonara al muerto.

  1. excelente redaccion y vieran q en este momento la necesitaba para una tarea, vientos saludos putlecos!!

Dejar una respuesta